Actividad: mi primer ordenador

¡Así de bonito nos quedó!

Carolina Reyes
por Carolina Reyes
4 minuto(s) de lectura

Categorías

  • actividades

Etiquetas

  • helloruby

Un tema recurrente en este blog es cómo me maravilla la cantidad de recursos que tenemos a nuestra disposición para enseñar a nuestros niños sobre tecnología. Hoy voy a contaros sobre uno de ellos que a nosotros nos ha dado muchísimo juego.

Cuando mi hijo tenía 4 años, mientras buscaba formas divertidas de enseñarle programación, me topé con un proyecto de Kickstarter llamado Hello Ruby. Consistía en colaborar para la publicación de un libro en el que una niña con una gran imaginación llamada Ruby vive una aventura muy peculiar. El resultado fue Hello Ruby: Adventures in coding (traducido al español como «Hola Ruby: La aventura de programar»).

Recuerdo cómo salieron chiribitas de mis ojos y cómo me puse a indagar más sobre este proyecto y su autora, Linda Liukas. El libro llegó a nuestras manos en 2016 y fue un éxito total en mi familia. Al adentrarnos en la historia aprendimos cómo con imaginación, con determinación y sin tener miedo al fracaso, podemos resolver problemas que pueden parecernos enormes.

El año pasado se publicó el segundo libro de Linda: Hello Ruby: Journey inside the computer (de momento no ha sido traducido al español). Esta vez la aventura era dentro del ordenador y… ¡vaya sorpresa! Ese año Papá Noel, ese señor taaan amable, nos lo regaló ;-)

right-aligned-image

El libro nos cautivó tanto o más que el primero. Ruby, con ayuda de su gran inventiva, nos cuenta de forma amena lo esencial de los ordenadores: cómo funcionan, cuáles son sus componentes y por qué forman tan buen equipo con las personas.

Ambos libros, además de ser fáciles de leer y muy entretenidos, incluyen varias actividades para realizar con los niños. Al ser cortas y manipulativas, les involucran sin necesidad de utilizar el ordenador. De esta forma, utilizan todos sus sentidos haciendo la experiencia más enriquecedora.

Una de las actividades propuestas en el segundo libro es «Mi primer ordenador». Según la vimos nos gustó tanto la idea que nos remangamos, la hicimos y pasamos un rato estupendo. Un tiempo después y aprovechando que en clase estaban estudiando el tema de las máquinas, convertí esta actividad en un divertido taller para primero de primaria.

center-aligned-image

Hoy comparto con vosotros mi experiencia con esta actividad, esperando a animaros a que lo hagáis y disfrutéis tanto como nosotros lo hemos hecho.

La actividad

La actividad consiste en construir tu propio ordenador. Pero no uno de verdad, sino de mentiritas, que nos ayudará a entender cómo funcionan esas increíbles y complejas máquinas. Así que con ayuda de Ruby, papel, lápices de colores, pegamento y mucha imaginación nos pusimos a ello.

Lo primero que hicimos fue hablar del ordenador, entre todos, de forma abierta, debatiendo qué es, cómo es, para qué sirve y cómo funciona. Esta fue mi parte mi favorita. Escuché un montón de ocurrencias: algunas dichas con aplomo y seguridad, otras improvisadas sobre la marcha, alguna que otra historia fantástica que nos hacía reír… todas ellas fueron excelentes aportaciones que me demostraron el gran interés que despierta la informática.

Luego indagamos sobre lo que tiene dentro el ordenador. Aquí escuché respuestas como: cables, programas, juegos, letras… y hubo alguno que me sorprendió diciendo “circuitos”. Aprovechamos el entusiasmo para leer la historia. Haciéndonos pequeñitos y colándonos por el agujero del ratón (puerto USB) acompañamos a Ruby en un viaje al centro de su ordenador, al más puro estilo Julio Verne y su «Viaje al centro de La Tierra».

center-aligned-image

La historia trata de un ratón de ordenador (si, de esos con forma ovalada y con cable incluído a modo de cola) que está preocupado porque no encuentra a Cursor, su fiel compañero, y de cómo Ruby, con sus dotes de resolver problemas, hace de detective y le ayuda.

La autora presenta a los niños las partes que componen el ordenador de forma muy divertida, creando personajes con personalidades y características humanas que ayudan a los peques a asociar cada componente con una forma de ser y actuar.

Por ejemplo, uno de los favoritos es la CPU (Unidad Central de Procesamiento, en español) que se describe a sí mismo como muy rápido haciendo cálculos, muy ocupado siempre diciendo a los demás componentes lo que tienen que hacer (¡un mandón!) y un pelín olvidadizo.

De la misma forma se describen otros elementos físicos (hardware) que componen el ordenador como son la GPU, la RAM, la ROM y el disco duro. Además de algunos elementos intangibles (software) como el sistema operativo. De forma casi imperceptible nos enseña cómo cada una de las partes tiene una función específica pero que trabajando juntas hacen posible el buen funcionamiento del ordenador.

Finalmente y entre risas, pegamento, tijeras y colores, nos pusimos manos a la obra con la construcción de nuestro primer ordenador.

center-aligned-image

Al finalizar la actividad los niños terminan teniendo una idea de lo que es el software y el hardware, qué componentes tiene cada uno y cómo se relacionan estos para que el ordenador funcione y así poder jugar, navegar, trabajar y hacer todas esas cosas que comentaron al principio de la actividad. Todo un logro, teniendo en cuenta que son niños de 6 y 7 años.

Como un extra, y si tenéis la oportunidad, os recomiendo hacer como nosotros y aprovechar para desguazar un antiguo ordenador para comparar las piezas reales con los personajes. Sin duda, uno de los puntos que les resultó más sorprendente.

center-aligned-image

center-aligned-image

Puedes descargar el material original (en inglés) desde la página de Hello Ruby. Si te interesa utilizar el material en español que he traducido yo, puedes contactarme.

Os animo a realizar la actividad con vuestros peques, os garantizo que vais a pasar un rato divertidísimo y que tanto vosotros como vuestros niños aprenderéis un montón.

center-aligned-image